Diferencias entre sillas gaming baratas y caras

Si no estás muy familiarizado con estas sillas, pueden parecerte muy similares de unas de otras. Para distinguir baratas de caras, me basaré en 2 criterios: los materiales y la ergonomía.

1. Calidad de materiales

A veces, las marcas menos reputadas crean diseños más llamativos para persuadir a su público, pero los materiales siguen siendo malos. Ándate con ojo cuando decidas comprar dejando la estética en un segundo plano y sopesa el material de las siguientes partes:

Base
La base de estrella se encuentra tanto de plástico como de metal, y aunque el plástico también llega a soportar cierto peso, el feeling del metal es más estable al sentarte, sobretodo, en personas de gran peso. El plástico puede darte algo de inseguridad si te aficionas a movimientos bruscos con la silla.

Tela
El 99% de las veces el tejido es de piel sintética con relleno de espuma de poliuretano. A mayor precio, también las hay de cuero de napa, piel de vaca, entre otras. Elegir entre un tejido u otro, ya depende del uso que le des. Las sillas con tela transpiran mejor, es decir, son más fresquitas, mientras que las sillas de piel funcionan mejor a prueba de derrames.

En cuanto a tejido sintético, hay que andarse con ojo, porque no todas las pieles son iguales. Algunas no transpiran nada, son calurosas y muy resbaladizas al tacto. Cuanto mayor sea la calidad, más transpiran, más flexibles son y más uniforme está distribuido el relleno de espuma.

Reposabrazos
Los encuentras con un acabado en plástico o acolchados. Los apoyabrazos de plástico dan una sensación pobre cuando los manipulas. Los que vienen acolchados suelen gustar más como apoyo y en los diseños más redondeados es menos probable enganchar tus mangas en los picos.

Cojines
Hay una gran variedad de almohadillas de lumbar o reposacabezas, y suele ocurrir que pocos modelos traen consigo espumas realmente buenas, y se nota más en los cojines de lumbar porque es la zona de la espalda que más recuestas. Las mejores almohadas son las de microfibra. Rellenan bien la espalda sin dejar huecos entre medias. Aunque muchos usuarios no dan uso a los cojines. Yo, personalmente, recomiendo usar un soporte lumbar para una mejor ergonomía de la columna.


2. Ergonomía

Las sillas más caras tienen un calibrado de piezas más extenso (tensión de soporte lumbar, ajuste en altura de respaldo, mecanismo slider en el asiento, reclinamientos más sofisticados, etc.) Entre los modelos de alta gama tienes más probabilidad de encontrar diferentes tallas. Si no sabes qué tamaño de silla se ajusta a ti, te recomiendo orientarte por las recomendaciones del fabricante, aún que, lo malo es que no siempre vienen especificadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.